ESCUELA DE ESTUDIOS ORIENTALES, R.P. Dr. Ismael Quiles S.J.

    La Escuelade Estudios Orientales fue fundada el 14 de abril de 1967. Su primer Director fue el R. P. Dr. Ismael Quiles S.J., quien hacia 1960 había ya elaborado su antropología filosófica insistencial, cuyo objetivo fundamental es “la esencia más profunda del hombre”. Sobre este tema escribe: “Fue para mí de gran importancia el descubrir la conexión que la experiencia del propio yo tiene, no solo en relación con la trascendencia en general, sino también con los problemas fundamentales de la filosofía”.
     
    Este permanente ocuparse de la persona humana lo impulsó, cuando ya tenía 54 años, a ampliar el campo de su interés hacia las culturas milenarias del Asia y, en especial, al estudio de sus religiones y filosofías. El Prólogo de Filosofía Budista (1968) tiene un título revelador: “Oriente y Occidente: Filosofía y acercamiento humano”. Allí expone con claridad meridiana las razones de tan innovadora actitud, “salir del horizonte del pensamiento occidental, acercarnos al otro mundo y ver de cerca la otra experiencia humana”.
     
     
     
    La oportunidad para llevar a cabo tal experiencia se concretó a través del llamado “Proyecto Mayor de la Unesco” para la apreciación mutua de los valores culturales de Oriente y Occidente (1960-1961). Al visitar la Biblioteca del Instituto de Religiones Orientales de la Universidad de Tokio se encontró con el Prof. Hajime Nakamura, quien puso a su disposición las innumerables y valiosas colecciones de libros sagrados del Budismo: “No pudimos menos de quedar impresionados por el extraordinario aporte del pensamiento oriental, que no tenía por qué envidiar al de Occidente”. Fue entonces cuando reconoció la imposibilidad de profundizar todo el pensamiento oriental y acotó el tema a una “introducción a alguno de sus aspectos”. Esta investigación le ocupó cinco años de lectura, reflexión y, también, de convivencia con intelectuales y religiosos y dio lugar a sucesivos viajes por India, Indonesia, China. El fruto de esta experiencia es Filosofía Budista.
     
    Este es el marco de referencia en el que Ismael Quiles S.J. propuso, en 1962, la creación de un Centro de Estudios Orientales en el ámbito de la Facultad de Filosofía de la Universidad del Salvador con una serie de conferencias sobre “La esencia del hombre, según el Budismo y el Hinduismo y su comparación con el Cristianismo”. Este centro fue fundado “como una expresión más de la constante preocupación de esta casa de estudios por trabajar en el plano más universal de la cultura y perfeccionar la preparación de sus alumnos”.
     
    En 1967, el Centro se elevó a la categoría de Escuela y organizó una carrera de grado, de cinco años de duración, que otorgaba el título de Licenciado en Filosofía Oriental y Orientalismo.
     
    En 1971, se creó el Curso Superior de Yoga, que se convirtió en un foco de atracción para todos aquellos que, cada vez en mayor número, deseaban interiorizarse en la disciplina sin perder su identidad al depositar toda su confianza en el rigor académico que ofrecía la Escuela.
     
    En junio de 1973, un grupo de profesores de la Universidad que deseaba organizar y coordinar tareas de investigación, bajo la dirección del Padre Quiles, fundó el Instituto Latinoamericano de Investigaciones Comparadas sobre Oriente Occidente (ILICOO). Veían con claridad la trascendencia de las relaciones culturales internacionales, “que son la base de la comprensión de los pueblos, condición necesaria para la promoción de la paz y el desarrollo espiritual y material de la humanidad”.
    Se ponía el acento en la comparación con las culturas latinoamericanas actuales y en el carácter interdisciplinario de estas, a la vez que se promovía la integración de equipos de investigación de especialistas latinoamericanos en estudios orientales.
     
    Como testimonio del trabajo constante, continuado, se publicó la Revista Oriente–Occidente (desde 1980) que reunió artículos y recensiones firmados por estudiosos. Apareció hasta el año 1999y, con la nueva gestión, será retomada a partir del 2016.
     
    En 1976, la Escuela de Estudios Orientales se convirtió en una unidad autónoma, solo dependiente del Rectorado. En 1986, cumplía 20 años. Ya para entonces, como consecuencia de la maduración en este tiempo cumplido, los graduados habían alcanzado la posibilidad de seguir estudios de posgrado en el país y en reconocidas instituciones del mundo. Habían logrado becas y realizado viajes de investigación. La Escuela recibió constantes visitas que honraban sus aulas con actos académicos, seminarios, ciclos de conferencias, cursos, (cómo no recordar a Mircea Eliade, al R.P. López Gay S.J.).
     
    Merece mención la organización, en 1982, del Coloquio Internacional entre Oriente y Occidente y el simposio Internacional de Relaciones Culturales entre Japón y América Latina.
     
    En 1988, Japón concedió al R.P Ismael Quiles S.J. la condecoración de la Orden del Sol Naciente, en reconocimiento por su trayectoria.
     
    Ismael Quiles fue Director de la Escuela de Estudios Orientales y del Instituto de Investigaciones Comparadas Oriente – Occidente hasta su muerte el 8 de febrero de 1993. Su fallecimiento creó en la comunidad educativa la responsabilidad de continuar la tarea emprendida en un momento en que los estudios de las culturas asiáticas tomaron nueva relevancia y en el cual se patentizó el carácter visionario de su obra.
     
    Continuación de la obra del Padre Ismael Quiles
     
    En 1993, el Sr. Rector, Dr. Juan Alejandro Tobías, designó como Directora de la Escuela de Estudios Orientales a laProf. Luisa Rosell.
     
    Todos juntos, docentes, no docentes y estudiantes emprenden la etapa de mantener los principios fundacionales y, al mismo tiempo, conformar la vida académica al constante acercamiento a las culturas asiáticas que la aceleración histórica les imponía.
     
    Como respuesta a ello, se ajustaron los planes de estudios en 1993, 1996 y 2001. Se conservan las asignaturas troncales, como ser las Historias de las Culturas, las Literaturas (especialmente las clásicas relacionadas con las filosofías y las religiones), las Historias de las Religiones, las diversas corrientes del pensamiento y las disciplinas sintetizadoras como Religiones Comparadas, Mitología General y Comparada e Introducción al Arte Oriental.
     
    La novedad consistió en incorporar en el último año de la carrera materias de contenido contemporáneo que responden a las inquietudes de nuestra época y que permiten a los graduados mejorar posibilidades de inserción en el difícil campo laboral.
     
    Estos cambios pudieron hacerse gracias a la rigurosa formación académica y al afecto con que los docentes guiaron el proceso de enseñanza: aprendizaje en un clima de amabilidad y generosidad para con los estudiantes.
     
    El cuerpo docente se ha nutrido con graduados de esta Casa y de Facultades de nuestra Universidad y se ha enriquecido con el aporte de profesores de otros centros de estudio. Sobresale en ellos la firme voluntad del constante perfeccionamiento, y muchos han obtenido posgrados en nuestro país y en universidades del mundo.
     
    Al cumplir la Escuela el 30° aniversario de su fundación, el Sr. Rector Dr. Juan Alejandro Tobías le impuso el nombre de “R.P. Ismael Quiles S.J.”.
     
    En 2002 se creó la carrera de pregrado Tecnicatura Universitaria en Yoga (Res. Min. 219 del 15/05/2002). La creación de esta Tecnicatura Universitaria se basó en la necesidad de dar rigor académico a esta antiquísima sabiduría expandida hoy por todo el mundo. Los Técnicos Universitarios en Yoga están capacitados para transmitir las técnicas del Yoga, cumplir una labor complementaria de la función médica y un rol solidario en la sociedad. En 2006, se abrió la Tecnicatura en el Campus Nuestra señora del Pilar, que ofrece un ambiente ideal para las prácticas en medio de la naturaleza y el silencio.
     
    Un año antes, en 2005, había comenzado la Tecnicatura Universitaria sobre Estudios Chinos Contemporáneos (Res. Min. 363 del 18/04/2005), también única en su tipo en Latinoamérica, auspiciada por la Cámara de la Producción, la Industria y el Comercio Argentino-Chino. Toma como objeto de conocimiento la realidad de la China Contemporánea y, al mismo tiempo, se emprende una tarea prospectiva para cumplir mejor con el objetivo de siempre: el diálogo intercultural. Para ello, el dictado del idioma chino mandarín resulta un factor fundamental. Implica, también, una aproximación hacia los intereses empresariales del mundo de hoy, que no pueden prescindir de un conocimiento sólido sobre tan remotas, peculiares y vigentes expresiones culturales.
     
    En 2013, la Escuela estuvo dirigida por el Dr. Jorge Malena; y, a partir de marzo 2014, su director es el Prof. Carlos M. Rúa, alumno y seguidor del Padre Quiles. Es el primer graduado en Estudios Orientales que dirige la Escuela.
     
    En estos años no han cesado las visitas ilustres, no solo de profesores, investigadores, religiosos, sino también de ministros de estado provenientes de los más apartados lugares. En especial nos han visitado embajadores y representantes diplomáticos de la mayoría de los países de Asia, Oceanía y el Norte de África, así como también los sucesivos responsables de la Dirección de Asia y Oceanía de nuestra Cancillería y sus colaboradores.
     
    Es importante señalar que en los últimos años se han incrementado las actividades extracurriculares, diversos cursos y conferencias que permiten mostrar a la comunidad argentina las diferentes culturas del mundo asiático. También la realización de eventos en común con las embajadas de los distintos países de oriente da lugar a un mayor intercambio de conocimiento y asimilación de las particularidades de las diversas naciones.
     
    En este sentido, podemos resaltar la exposición llevada a cabo en septiembre y octubre del 2014 titulada “El Sutra del Loto. Un mensaje de paz y de coexistencia armoniosa”. La muestra exhibió réplicas de textos antiguos del Sutra del Loto traídas a Buenos Aires por el Instituto de Filosofía Oriental de Tokyo, Japón. Fue la primera vez que se realizaba en un país sudamericano dicha demostración, la cual concitó el interés y la visita de miles de personas durante toda su permanencia.
     
    También es de resaltar la participación de la Escuela en el primer festejo del Día Internacional del Yoga, celebrado el 21 de junio de 2015. Organizado conjuntamente con la Embajada de la India, se aportaron muestras de distintas actividades que se llevan a cabo en la Tecnicatura Universitaria en Yoga para la formación de nuestros profesionales en dicha disciplina. Durante todo el día se ofreció, como en la mayoría de las ciudades importantes de todo el mundo, una visión de la importancia de la práctica del yoga para el bien de la salud psicofísica del hombre, legado de la cultura india a la humanidad.
     
    Hoy, la Escuela cuenta con un plantel de profesionales académicos y docentes que son reconocidos internacionalmente. Mantienen el espíritu del Padre Quiles en su propósito de difundir las diversas culturas de Asia. De acuerdo con la guía de Su Santidad, nuestro Papa Francisco, debemos profundizar el diálogo interreligioso para  alcanzar una sociedad mundial más humana y más justa. Pero esto no es posible sin un conocimiento y consideración del otro que es distinto y parece muy alejado de nuestra realidad, sin reparar, muchas veces, que todos somos Persona Humana.
     
    La obra espiritual del Padre Quiles impregna todas las actividades de la USAL, hecho que se manifiesta en nuestra comunidad universitaria. La Escuela de Estudios Orientales quiere mantener viva su presencia siguiendo los grandes y originales esfuerzos  intelectuales y de fe que realizó, en su afán por comprender lo diverso y complejo del espíritu humano desde las distintas concepciones religiosas.
     
    Cabe destacar que con esta última modificación que se acaba de implementar, y después de 40 años, la Escuela continuará desarrollando sus actividades en la Facultad en la cual tuvo su origen.